Láminas Comprimidas

Láminas Comprimidas

Lás láminas comprimidas son indicadas para fabricación de juntas de sellado en los diversos segmentos industriales. Estas juntas en general se utilizan en bridas de tuberías o de equipos. Son fabricadas a base de diferentes fibras, cargas reforzantes y otros materiales estables a altas temperaturas, a través de proceso diferenciado de mezcla y calandrado. Los rígidos criterios dimensionales y de calidad constructiva, utilizados en su fabricación, les confieren características distintas según la fibra y elastómeros utilizados en su composición.

Composición y Características

En la fabricación de las láminas comprimidas, fibras sintéticas, como la aramida, son mezcladas con caucho y otros materiales, formando una pasta viscosa. Esta pasta es calandrada en caliente hasta formación o de una hoja con las características físicas y dimensiones deseadas. La fibra, el caucho o la combinación de cauchos, aditivos, la temperatura y el tiempo de procesamiento son combinados de forma de obtener una lámina comprimida con características específicas para cada aplicación.

Fibras:

Las fibras tienen la función estructural, determinando principalmente las características de elevada resistencia mecánica y térmica de las láminas comprimidas.

Cauchos:

Las fibras tienen la función estructural, determinando principalmente las características de elevada resistencia mecánica y térmica de las láminas comprimidas.

Acabado

Los diversos tipos de lámina comprimida son fabricadas con dos acabados superficiales, siempre con logotipo y marca TEADIT®.

Cauchos:

Evita la adherencia a la brida, facilitando el reemplazo de la junta, cuando esta es hecha con frecuencia.

Características Físicas

Las entidades normalizadoras y los fabricantes, desarrollaron varias pruebas para controlar la uniformidad de fabricación, determinación de las condiciones límites de aplicación y comparación entre materiales de diversos fabricantes.

Compresibilidad y Recuperación:

Medida de acuerdo con la norma ASTM F36, es la reducción de espesor del material, cuando es sometido a una carga de 5000 psi (34.5 MPa) expresada como un porcentaje del espesor original.
La recuperación es la capacidad de recobrar el espesor cuando la carga sobre el material es retirada, expresada como porcentaje del espesor comprimido.
La compresibilidad indica la capacidad del material de acomodarse a las imperfecciones de las bridas (flanges). Cuanto mayor la compresibilidad, más fácilmente el material llena las irregularidades.
La recuperación indica la capacidad del material en absorber los efectos de las variaciones de presión y temperatura.

Sellabilidad:

Medida de acuerdo con la norma ASTM F37, indica la capacidad de sellar el isoctano, bajo condiciones controladas de laboratorio, a la presion de 1atm y carga en la brida (flange) variando de 125 psi (0.86 MPa) la 4000 psi (27.58 MPa).

Láminas Comprimidas

Contáctenos

Pronto nos comunicaremos con usted

Cotiza aquí